DEPORTES

Red Uno de Bolivia.- El artista Osmar Huarita, responsable de pintar las viviendas ubicadas en Cerro Verde, manifestó que el fin de la obra era de conformar un mural urbano y que pudiera ser apreciado por los asistentes en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018. Sin embargo, todo quedó a medias debido al proceso que enfrenta el alcalde José María Leyes.

Se pretendía que el mural urbano, ubicado frente al Estadio de Atletismo en la zona sur, sea un proyecto de integración social, artística y cultural, el cual debía concluirse en dos meses. Huarita manifestó que la obra transmitiría un aspecto de teclado, en uno de los barrios más antiguos de Cochabamba.

“Se pintaron más de 52 viviendas, incluyendo las gradas. La Alcaldía nos dio un adelanto que cubrió los gastos de viáticos, estadía y pinturas. Las autoridades se comprometieron a arreglar el tema del pago en dos semanas” relató el artista.

Te puede interesar: Llama sudamericana se enciende en Tiahuanaco

El mural urbano no podrá ser apreciado en su totalidad ante el avance del 50%, además, ante los pocos días para que el inicio de los Juegos Suramericanos.

 

Compártelo en redes sociales