NACIONAL 

Red Uno Bolivia.- La asamblea general docente – estudiantil, máxima instancia de decisión de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), decidió mantener sus medidas de presión con movilizaciones a la espera de una reunión con el presidente Evo Morales, presidentes del Senado y de Diputados, y la modificación a la Ley Coparticipación Tributaria. 

El portavoz de la casa superior de estudios (UPEA), pidió la renuncia del comandante General de la Policía, Faustino Mendoza, y de los comandantes regionales policiales de la ciudad de El Alto, por la muerte del universitario Jonathan Quispe Vila (20). Declararon traidores a los principales dirigentes de la Fedjuve y la COB alteña.

Ante esta decisión el ministro de la Presidencia Alfredo Rada, manifestó que en gabinete se evaluó la medida de la UPEA y se minimizó el paro cívico de 48 horas realizado junto a organizaciones sociales de esa ciudad, ya que no logró su objetivo.

A su criterio, señaló que la ciudadanía alteña y los transportistas no se sumaron al paro movilizado y que la medida se “politizó” por la participación de los funcionarios de la Alcaldía de El Alto. Rada recordó que las puertas del diálogo están abiertas pero no aceptarán nuevas condiciones para ir a la mesa de entendimiento.

También te puede interesar: Rada plantea a la UPEA encontrar una solución financiera. 

Compártelo en redes sociales