COMUNIDAD

Red Uno Bolivia.- Lo que fue momentos de dolor y desesperación,  se convirtieron en  momentos de alegría, fe y felicidad, luego que una niña de 8 años, revivió después que su corazón había dejado de latir. La menor jugaba con sus primas en una piscina de una urbanización, cuando de repente la menor se perdió en el fondo de la piscina. Gritos de desesperación fue lo que se escuchó por parte de su madre, que con la ayuda de otras personas sacaron del agua a la menor. La niña no reaccionaba ante los primeros auxilios que se le realizaron. 

“Fuimos a conocer a sus tíos y se entraron a la piscina del condominio. Era mi niña que salió ‘moradita’, prácticamente inconsciente”, fue lo que dijo Carmen Vargas, madre de la pequeña Angeline de 8 años a Red Uno de Bolivia.

Los minutos pasaban y la desesperación hacían presa de los nervios de la madre quien angustiada se arrodilló junto a su hija moribunda, y acompañada de otros predicadores del condominio, comenzaron a orar por su salud.

“Fueron 20 minutos, me arrodillé, suplicaba y oraba. Mi hija comenzó a botar agua y comida, porque recién había comido, y mi hija reaccionó y es un milagro”, dijo Carmen, quien cree que  los milagros existen cuando hay fe y amor. Ahora la niña está en el hospital en recuperación y fuera de peligro.

También te puede interesar: Niña de 7 años enseña neurociencia por Internet

 

Compártelo en redes sociales