Una recién nacida fue velada dentro de un cajón de cartón, por más de cinco días, luego que perdió la vida de manera no muy clara.  Su madre, de escasos recursos económicos, no contaba con el dinero para comprar un cajón y sepultarlo.

Por varios días la caja de cartón sirvió como lecho de descanso de la bebe, donde los vecinos entraban para darle el último adiós a la niña. A través de una campaña solidaria vecinos de buen corazón ayudaron a la madre donándole un cajón para velarla.

María Bautista tiene dos hijas, ahora una de ellas falleció. Agradeció por la ayuda recibida. “Le agradezco de corazón por ayudarme a salir de mis problemas, ahora veré por la salud de mi otra hija”, dijo mientras lloraba sepultando  su bebe.

Compártelo en redes sociales