INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- Tras una reunión de emergencia con el Papa llevada a cabo en Roma, 34 obispos de Chile anunciaron su renuncia con la firma de un documento en el que ofrecen su dimisión y ponen su destino en manos del pontífice por los casos de abuso sexual que se denunciaron contra la conferencia episcopal chilena.

 

Los obispos fueron convocados del 15 al 17 de mayo por voluntad del Papa para abordar las acusaciones de pederastia que pesan sobre el titular de la diócesis de Osorno, Juan Barros, y otros religiosos por los abusos sexuales cometidos por el cura Fernando Karadima, que fue condenado en 2011 por la Justicia canónica a una vida de reclusión y penitencia por estos hechos.

A través de una misiva los arzobispos se pronunciaron. Después de tres días de encuentros con el Santo Padre, y de muchas horas dedicadas a la meditación y a la oración, siguiendo sus indicaciones, los Obispos de Chile deseamos comunicar lo siguiente:

En primer lugar, agradecemos al Papa Francisco por su escucha de padre y su corrección fraterna. Pero especialmente, “queremos pedir perdón por el dolor causado a las víctimas, al Papa, al Pueblo de Dios y al país por nuestros graves errores y omisiones”. Asimismo, damos las gracias a “las víctimas, por su perseverancia y su valentía”, a pesar de las enormes dificultades que han debido afrontar, “tantas veces en medio de la incomprensión y los ataques de la propia comunidad eclesial”.

También te puede interesar: Papa Francisco pide perdón por casos de abusos sexuales en la Iglesia

Compártelo en redes sociales