INTERNACIONALES

Red Uno Bolivia.- Inspectores internacionales intentaban el lunes visitar Duma, la ciudad siria donde presuntamente hubo un ataque con gas químico, razón por la que Estados Unidos (EEUU), Francia e Inglaterra llevaron a cabo un bombardeo de misiles la madrugada del sábado.

Los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), un organismo con sede en La Haya, se reunieron el domingo en Damasco con el vicecanciller sirio, Faisal Mekdad, en presencia de funcionarios rusos y de un alto cargo de seguridad sirio por alrededor de tres horas. Los inspectores debían el lunes visitar Duma, pero la delegación británica ante la OPAQ dijo que todavía no se le ha otorgado acceso, citando unas declaraciones del director general de la agencia.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió con un caos global si EE.UU.y sus aliados continúan con ataques, mientras que Washington se prepara para aumentar la presión sobre Rusia con nuevas sanciones económicas.

Moscú condenó a los aliados occidentales por realizar el ataque sin esperar las conclusiones de una inspección de la OPAQ sobre el presunto ataque con gas. El Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) votó en contra de la propuesta de Rusia de condenar el ataque de EE.UU., Gran Bretaña y Francia a Siria.

El ataque por parte de Estados Unidos fue contrarrestado por el sistema de defensa antiaérea de Siria, que interceptó 71 de 103 misiles crucero que Rusia calcula que lanzó Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia en las primeras horas del sábado, afirmó el general del ejército ruso Sergey Rudskoy.

Video cortesía Sputnik

 

Los países occidentales culpan a Assad por el ataque con gas en el suburbio de Damasco, el que según un grupo sirio de asistencia médica mató a docenas de personas y llevó una vez más el conflicto sirio, que ya se extiende por siete años, al centro de la atención a nivel mundial. El Gobierno sirio y su aliado Rusia niegan la participación del ataque.

Duma, que se encuentra en el distrito Guta Oriental, era uno de los últimos bastiones de los rebeldes cerca de Damasco y el supuesto ataque tuvo lugar en medio de una feroz ofensiva gubernamental.

Como resultado de esto, algunos rebeldes fueron evacuados, lo que le dio a Assad una de sus mayores victorias en una guerra que ha matado a medio millón de personas y devastado ciudades enteras.

También le puede interesar: Trump sobre ataque a Siria: “Fue perfectamente ejecutado”

 

Compártelo en redes sociales