Por nuevas elecciones generales, los venezolanos volverán a salir a las calles como señal de protesta contra el gobierno de su presidente Nicolás Maduro, a pesar de los últimos brotes de violencia que suman 26 muertos.

Ante la convocatoria policías y militares están desde temprano apostados, con vehículos y otros equipos antimotines, en los accesos a autopistas de distintos sectores de Caracas.

Maduro, cuyo mandato concluye en enero de 2019, asegura que sus adversarios tienen un plan apoyado por Estados Unidos para derrocarlo y propiciar una intervención extranjera.

Mientras, la oposición califica al gobierno de “dictadura” y ve como única salida a la profunda crisis política y económica del país petrolero que Maduro deje el poder.

Desde que comenzaron las protestas el 1 de abril se han registrado enfrentamientos entre efectivos antimotines y manifestantes, disturbios, saqueos y tiroteos de bandas de encapuchados, que según la Fiscalía venezolana han causado 26 muertos.

Presión Internacional

Entre tanto, la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúne este miércoles para discutir una posible cita de cancilleres que traten la crisis de Venezuela, de la cual Maduro amenazó con retirarse del organismo.

Compártelo en redes sociales