El doble crimen, se registró el lunes en la provincia de Salta (Argentina), cuando Franco Rodrigo Gaspar Cinco (28) acudió a la casa de su pareja, Alejandra Párraga (26) que vivía junto su hijo a Amir de 2 años, allí entregó una botella de agua para que le diera al menor, ya que supuestamente se trataba de agua bendita. Toda vez que el pequeño en días anteriores estaba enfermo.

Minutos después la joven madre y el niño tomaron el líquido de la botella, sintiendo malestares por lo que ambos fueron llevados a una clínica privada, donde primero falleció el menor y posteriormente su progenitora.

Las dudas surgieron porque ninguno de los cuerpos presentaba signos de violencia, situación por lo que las miradas se direccionaron al enamorado que fue el último en contactarse con las víctimas. Además expuso a la joven madre su malestar e incomodidad por la compañía del niño en muchas ocasiones.

Iniciada las investigaciones no fueron solo los estudios toxicológicos realizados como parte de la autopsia los que determinaron las causas del doble crimen, sino la declaración de una joven que reveló el plan macabro, dijo que había recibido un mensaje o una llamada de Gaspar Cinco en la que le contó como ejecutó las muertes.

 

 

 

Compártelo en redes sociales