POLICIAL 

Red Uno Bolivia.- En una audiencia cautelar realizado en la ciudad de El Alto, el juez determinó enviar con detención preventiva en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes de la ciudad de La Paz, a Wilma Mendoza, madre que quemó a su hijo de siete años con agua hirviendo porque el menor comió el almuerzo que estaba apartado para su tío. 

Durante la audiencia, los familiares del menor revelaron nuevos detalles de las agresiones y relataron cómo encontraron al menor en su vivienda con su cuerpo todo magullado.

En contacto con La Red Uno de Bolivia, la madre negó haber echado agua hirviendo a su hijo, sin embargo, no aclaró cómo ocurrió el fatal accidente. Mendoza fue enviada al recinto penitenciario con detención preventiva, acusada por los delitos de violencia intrafamiliar doméstica y tentativa de homicidio.

Mientras tanto, el menor se encuentra internado en el hospital Boliviano Holandés, donde se le diagnosticó quemaduras de primer, segundo y tercer grado en el 17% de su cuerpo. La Defensoría de la Niñez y Adolescencia busca familia ampliada para acoger y cuidar al menor.

También te puede interesar: Madre quemó a su hijo de siete años con agua hirviendo. 

Compártelo en redes sociales