POLÍTICA

Red Uno Bolivia.- El vicepresidente del Estado Álvaro García Linera, se refirió a la declaración que realizó en las últimas horas el ex presidente Carlos Diego Mesa, respecto a que el Gobierno pretende ser una “estrategia de demolición” de su imagen como político y persona en el caso Quiborax, indicando que el juicio en su contra no detendrá su candidatura a las elecciones presidenciales el 2019.

Afirmó que cualquier proceso no termina en un corto tiempo, y que en el caso Quiborax se quiere establecer a los responsables de la derrota del proceso de arbitraje ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI), donde el Estado boliviano pagó 42,6 millones de dólares a la empresa con capitales chilenos. 

“Que no me venga con esos pretextitos que me quieren anular como candidato, él sabe que cualquier juicio que se fuera dar no acaba en tres o cuatro años, si quiere ser candidato igual será candidato. Este juicio no es para detener su candidatura“, remarcó.

Te puede interesar: Carlos Mesa calificó de absurda denuncia en su contra por caso Quiborax

García Linera afirmó que es un pretexto que Mesa busca escudarse para ser candidato, puesto que sólo una sentencia ejecutoriada podría detener su aspiración. 

Durante una exposición en el foro de la “Verdad y Posverdad en el Periodismo del Siglo XXI”, el exmandatario afirmó que “el poder no quiere escuchar la verdad”, refiriéndose al “Bolivia dijo No”. Mesa enfatizó en que el Gobierno trata de “electoralizar” el proceso y así dejar de lado los resultados del referendo de 2016.

 

Compártelo en redes sociales