POLÍTICA

Red Uno Bolivia. –  Tras 12 días del conflicto que surgió con una demanda y manifestación en las calles alteñas por parte de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), el ministro de Gobierno Carlos Romero ratificó que las puertas al diálogo están abiertas, sin embargo, el mismo no se llevará a cabo bajo trabas ni condiciones.

Romero dejó en claro que no renunciará al cargo ante el pedido de las autoridades universitarias y de la oposición debido a su mediación en el conflicto que derivó en la muerte del universitario Jonathan Quispe Vila durante la represión policial en la ciudad de El Alto.

“Si los políticos de derecha piden mi renuncia obviamente que tengo que hacer las cosas al revés, porque los  políticos de derecha siempre le pelan, hay que guiarse por ellos para hacer lo contrario, no tengo porqué hacer caso a políticos que no representan a nadie”, manifestó en conferencia de prensa.

Te puede interesar: Alfredo Rada califica de fracaso el paro movilizado de la UPEA en El Alto

En las últimas semanas, diferentes voces de la oposición y de la UPEA pidieron a Romero dimitir al cargo tras las versiones contradictorias que dio en torno al autor de la muerte del universitario y que derivó sorpresivamente con la detención preventiva del subteniente Cristian Casanova, que guarda reclusión en la cárcel de San Pedro.

A decir de la Policía, existen cinco indicios que colocan al subteniente Cristian Casanova como el único responsable del disparo que acabó con la vida Quispe, durante la represión a la movilización de la UPEA el 24 de mayo.

 

Compártelo en redes sociales