INTERNACIONAL 

Red Uno Bolivia.- La Directiva de Política Espacial 1, que fue firmada por el presidente Donald Trump sin consulta previa con el Senado, está prevista para que entre en vigor cuando al mandatario solo le queden por delante dos años en la Casa Blanca, y dado los plazos de aprobación de los presupuestos, muchos especialistas temen que nunca se hará efectiva salvo que Trump sea reelecto en 2020.

El 21 de julio de 1969 a las 2:56 GMT, un ser humano Armstrong, pisó por primera vez la Luna. La noticia estremeció al mundo.

De acuerdo con el especialista Michael Rich, profesor de Astronomía de la Universidad de California en Los Ángeles. Más allá del interés científico, detrás de las misiones a la Luna se encontraban motivos políticos: básicamente, la competencia por el control del espacio.

Cuestión de presupuestos

Con la hazaña de Armstrong, Estados Unidos se coronaba en su batalla por la carrera espacial con la entonces Unión Soviética, que ya había puesto antes a una perra y a un tripulante, Yuri Gagarin, en el espacio, pero que no había podido llegar mucho más allá de la atmósfera terrestre. Pero la gesta resultaba extremadamente cara.

Sin embargo, en los últimos años, los potenciales viajes a la Luna comenzaron a ganar nuevamente interés.

Cada vez son más las iniciativas estatales y privadas que no sólo anuncian un regreso al satélite, sino ambiciosos planes de colonización, la mayoría de ellos basados en el abaratamiento de las tecnologías y la fabricación de naves espaciales.

China, por ejemplo, planea alunizar en 2018, mientras que Rusia anunció que para 2031 pondrá una nave allí.

También te puede interesar: La NASA planea recoger las primeras muestras de rocas marcianas antes del año 2030

Compártelo en redes sociales