El presidente de Brasil,  Michel Temer, resistió el jueves los  pedidos de renuncia luego  de acusaciones de que intentó comprar el silencio de un testigo potencial de una gran investigación por sobornos, lo que elevó  las dudas sobre el destino de las medidas de austeridad en el  Congreso y presionó a los mercados.

El diario O Globo reportó el miércoles a la noche que Temer se reunió en marzo con Joesley Batista, presidente del  directorio de JBS SA, empresa que creció rápidamente  bajo 13 años de gobierno del Partido de los Trabajadores debido  a préstamos de bajo costo de parte del Banco Nacional de  Desarrollo Económico y Social (BNDES).

Compártelo en redes sociales