INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- La agenda de Estados Unidos impuesta para el Medio oriente ha degenerado en un nuevo tipo de conflicto militar mundial que “no ha escalado en una Tercera Guerra Mundial gracias a la contención de Rusia”, declaró el presidente sirio Bashar al Assad en entrevista con Kathimerini.

Quizás no sea una Tercera Guerra Mundial en toda regla, pero es una guerra mundial. Tal vez de una manera diferente, no como la Segunda y la Primera; tal vez no sea nuclear, pero definitivamente no es una Guerra Fría; es algo más que una Guerra Fría, pero menos que una guerra en toda regla“, expresó Assad.

“La agenda del ‘Deep State’ (Estado profundo) en EE.UU. es crear un conflicto”, aseveró el presidente. Precisó que “estamos bajo ese proceso por diversos medios y bajo diferentes nombres”, y su objetivo principal es crear confrontación con Rusia.

El papa Francisco y Kiril, el patriarca de toda Rusia, en La Habana, Cuba, el 12 de febrero de 2016. Patriarca Kiril y papa Francisco: Las hostilidades en Oriente Medio amenazan con un conflicto global.

Tras habérsele preguntado sobre la posibilidad de que la Tercera Guerra Mundial detone en Siria por la presencia de potencias nucleares en su territorio, y tras el incremento de la tensión entre Israel e Irán, el mandatario afirmó estar despreocupado.

“No [estoy preocupado], por una razón: porque, por fortuna, hay un sabio liderazgo en Rusia, y ellos conocen la agenda de EE.UU.”, indicó Assad. “Espero que no veamos ningún conflicto directo entre estas superpotencias, porque es ahí donde las cosas se van a descontrolar para el resto del mundo”, acotó.

También le puede interesar: Trump rompe el acuerdo nuclear con Irán

Compártelo en redes sociales