La demanda de carne de pollo en los mercados de Santa Cruz está experimentando un descenso acentuado, situación que ha puesto en aprietos al sector avícola regional.

Los productores avícolas cruceños se ven obligados a vender el kilo de pollo vivo en las granjas a un precio cercano a los 5 bs, lo que les genera pérdidas recurrentes, pues el costo de producción alcanza los 8 bs el kilo.

Ya en manos de los comercializadores, el kilo de pollo se vende en los mercados de la capital cruceña a 9 bs el kilo. Dentro de la cadena productiva, los productores avícolas están registrando pérdidas millonarias, lo que se traduce en la desaparición del capital operativo en el sector. Esta situación amenaza con un probable desabastecimiento de los centros de consumo y el riesgo de unas 30 mil fuentes de trabajo, comenta Ricardo Alandia, presidente de los productores cruceños.

Winston Ortiz, presidente de la Asociación de Avicultores Parrilleros (Avipar) asegura que el desequilibrio del mercado se debe a un exceso de oferta originada en las granjas clandestinas.

“Bolivia consume 14 millones de pollos al mes, y nuestra producción es de 19 millones, creemos que esos 5 millones de superávit se están generando en las granjas clandestinas, por eso deben ser clausuradas por el Senasag, caso contrario vamos a asumir medidas de presión para que nos escuchen”, declaró el dirigente de Avipar.

Sobre el tema,  Ortiz recordó que el pasado 25 de abril su sector se reunió con autoridades nacionales y se determinó que el Senasag tiene plazo hasta el 25 de mayo para cerrar las granjas clandestinas.

 

 

 

 

Compártelo en redes sociales