Fueron 2 años y 2 meses los que pasó en la cárcel de Palmasola, tras ser sentenciado a 30 años por el asesinato de Verónica Menacho Chilo en noviembre de 2014. La condena se dio solo por el parecido físico que tiene con el verdadero asesino Moisés Bascopé Zambrana, que fue detenido el pasado viernes. Recuerda que cuando lo detuvieron los mismos policías se dieron cuenta que no se parecía al asesino de la foto, pero que tenían una orden de captura con su nombre.

Visiblemente afectado por el tiempo transcurrido, destacó el actuar de su hermana junto a su defensa que no decayeron en demostrar su inocencia hasta dar con el verdadero responsable, pero sí se muestra dolido por las acciones de la justicia de quienes se evidenció que no investigaron a profundidad su caso.

Sus abogados argumentaron que la policía realizó pruebas a más de 60 fotografías que demostraron que Ramírez no era el asesino, por lo que ahora, no descartan acciones penales y administrativas contra los administradores de justicia por el daño ocasionado además que el resarcimiento de los daños.

Compártelo en redes sociales