INTERNACIONAL

Red Uno Bolivia.- El plan fue presentado por Ígor Morgúlov, viceministro de Exteriores ruso quien con el apoyo de Pekín diseñaron la propuesta que consta de tres etapas.

La primera etapa

Debe ser la disminución de la tensión militar, lo que también se conoce como la “doble congelación”, especificó Morgúlov.

“Estoy seguro de que esto es posible si Corea del Norte renuncia a realizar nuevas pruebas nucleares y de misiles, paralelamente a una disminución en la escala y la intensidad de los ejercicios militares de EEUU y Corea del Sur”, explicó la autoridad.

La segunda etapa

Sería establecer las negociaciones directas, tanto entre Pyongyang y Washington, como entre Pyongyang (capital de Corea del Norte) y Seúl.

“Si la continencia demostrada por Pyongyang durante últimos dos meses no realiza lanzamientos de prueba desde el 15 de septiembre fuera recibida con medidas de respuesta correspondientes por parte de EEUU y sus aliados, se podría pasar a la segunda etapa de nuestra hoja de ruta: iniciar negociaciones directas entre EEUU y Corea del Norte”, indicó Morgúlov.

Esas negociaciones, subrayó el funcionario, se centrarían en los principios de la coexistencia pacífica.

“Estoy seguro de que la ausencia de un acuerdo así sobre los principios de la coexistencia pacífica crea hostilidad mutua y desconfianza (entre EEUU y Corea del Norte)”, destacó el diplomático ruso.

La tercera etapa

Lanzar las negociaciones multilaterales sobre la creación de un mecanismo para la paz y la seguridad en el noreste de Asia.

En estas negociaciones, “se incluyen las cuestiones de desnuclearización de Corea del Norte y la desmilitarización de la región en general”. “Es evidente Trump advierte con destruir a Corea del Norte y se burla de Kim Jong Un que sin esto no tiene sentido poner en marcha todo el proceso de diálogo“, concluyó.

También te puede interesar: ONU condenó nuevo lanzamiento balístico de Pyongyang

 

Compártelo en redes sociales