Red Uno de Bolivia.- El presidente Putin es un hombre que no se anda con vueltas y sin pensarlo anunció a la television estatal Rossia que, a partir del 1º de septiembre 755 funcionarios del servicio exterior de Estados Unidos en Rusia deberán cesar sus actividades, igualando con ello el número de 455 funcionarios rusos en territorio estadounidense.

Las duras medidas anunciadas por Putin se corresponden con la expulsión de 35 diplomáticos rusos de Estados Unidos en diciembre del año pasado. La coyuntura se muestra como una escalada del conflicto desatado por la supuesta injerencia rusa en las últimas elecciones presidenciales estadounidenses, en las que se investiga además posibles nexos de Trump con una elite política rusa y una estrategia de desprestigio contra la candidatura de Hillary Clinton.

El presidente de Rusia declaró además que, desde el 1º de agosto la Embajada de Estados Unidos ya no podrá utilizar la mansión que dispone en Serebrianyi Bor al igual que unos almacenes en Moscú.

Las repercusiones de la tensión entre Rusia y Estados Unidos han llegado hasta la Unión Europea. Alemania ha solicitado al organismo contramedidas para Estados Unidos por las sanciones de este país dirigidas a Rusia; una especie de giro inédito que parece anunciar un romance entre Rusia y Europa con rostro de divorcio hacia Washington.

Por ahora la situación pinta como un juego de ajedrez entre Moscú y Washington luego que el Senado norteamericano anunciara que trata un proyecto de ley de sanciones contra Rusia a la espera que Donald Trump lo ratifique.

 

 

Te puede interesar: ‘Trump en el ojo de la tormenta por revelar información a Rusia

Compártelo en redes sociales