DEPORTES

Súper Deportivo.- Thiago dos Santos se robó toda la atención del público que se dio cita al estadio Samuel Vaca para presenciar el partido entre Sport Boys y Nacional Potosí.

El brasileño no hizo goles, más al contrario, tuvo un partido para el olvido que desembocó en su cambio, cuando el reloj marcaba 34 minutos de juego del primer tiempo. El entrenador Edgardo Malvestiti, había tomado la determinación de sustituirlo por Isaías Dury.

Fue tanta la molestia del volante que no solo abandonó la cancha de manera histriónica. Enfurecido se dirigió hasta donde estaba ubicado Malvestiti y le propinó un manotazo, acción que derivó en su expulsión.

El resultado del cotejo quedó para la anécdota. De ahí en más, los locales dominaron y triunfaron por 4-0.

Compártelo en redes sociales