COMUNIDAD

Red Uno Bolivia. – Ante la alerta roja por el incremento de fallecidos por la influenza, el Servicio Departamental de Salud (Sedes), dispuso una sala de aislamiento en cada uno de los hospitales de segundo y tercer nivel, tanto en la ciudad como en provincias, para que las personas que tienen esta enfermedad sean debidamente atendidas.

El director de Epidemiología del Sedes de la Gobernación, Roberto Tórrez, informó que se reportaron 318 casos confirmados de influenza, de los cuales 163 son de tipo B, 147 de  AH1N1, 4 de H3N2 y 4 de A. De este número, 312 ya fueron curados, empero, existen alrededor de 12 pacientes que permanecen internados, según indicó la autoridad.

“Están estableciendo las salas comunes de influenza, se tendrá un lugar donde estarán aislados aquellos que son sospechosos de influenza“, recalcó Tórrez, a tiempo de agregar que se destinó 300 mil bolivianos para atender el plan de contingencia.

 

La autoridad añadió que además de los medicamentos que el Ministerio de Salud ha dotado, el Sedes comprará los medicamentos para combatir la enfermedad que en las últimas semanas incrementó se incrementó en la población.

Te puede interesar: Se incrementan los casos de influenza en todo el país

Compártelo en redes sociales