INTERNACIONAL 

Red uno Bolivia.- La prueba del Hawsong 15, misil lanzado por Corea del Norte el jueves, cuyo alcance cubre “todo el territorio estadounidense”, procovó la ira de EEUU y sus aliados en el este de Asia, que pidieron una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con el fin de abordar la situación.

El senador republicano Lindsey Graham, un aliado del presidente Donald Trump, aseveró que los estadounidenses ganarían una guerra con Pyongyang, pero al mismo tiempo no descartó que el hipotético enfrentamiento dejará muchos heridos y muertos.

Si se da un enfrentamiento militar entre Estados Unidos y Corea del Norte, será culpa de Pyongyang, declaró el político norteamericano, para después afirmar que la Casa Blanca se dirigirá hacia una guerra “si las cosas no cambian”. Aún cuando ni él presidente Donald Trump quiere una guerra, porque no es la “mejor opción”.

Mientras el Gobierno norcoreano aseguró en reiteradas ocasiones de que necesita su arsenal nuclear y de misiles para defenderse de las provocaciones y actos hostiles de Estados Unidos y sus aliados en la región, es decir, Japón y Corea del Sur. Este último país realizó tres ensayos de misiles y ejercicios militares en respuesta a su vecino septentrional.

También te puede interesar: Misiles de Norcorea podrían llegar a la Casa Blanca según un estudio

Compártelo en redes sociales