Ante la sorpresiva aparición, los hombres decidieron grabar al animal que pretendía liberarse de la baranda en la que quedó atrapado.

Luego de varios minutos el tiburón conocido como Mako, de 3,2 metros, logró liberarse pero se lastimó al morder el metal, pudo ser devuelto al agua gracias a la ayuda de los pescadores. El video se ha vuelto viral en las redes sociales.

Fuente: M1

Compártelo en redes sociales