El Mañanero.- Comerciantes asentados en la rotonda del Plan 3.000 y que se vieron afectados por el incendio registrado en las últimas horas, lamentan que las autoridades no les hubiesen hecho caso para realizar el traslado a su nueva infraestructura y hoy sufren las consecuencias de estar en lo que ellos consideran una “bomba” de tiempo, por las precariedades en la que se encuentran realizando sus ventas.

Compromiso

El ejecutivo y el legislativo municipal representados por el Secretario Municipal de Abastecimiento y Servicios, Fernando Antelo y el concejal, Jesús Cahuana, se comprometieron que hasta el próximo 15 de septiembre se realizará el traslado total de los comerciantes asentados de forma irregular en la rotonda del Plan 3000. Para ello se está coordinando el trabajo con los dirigentes gremiales, este será el primer mercado en realizar su traslado.

Si bien existió una paralización en el traslado al mercado de los cañaverales de San Aurelio mientras se realiza un peritaje, informes preliminares aseguran que no hay mayores riesgos de seguridad y que reforzando al menos 10 columnas se podrán utilizar la infraestructura que fue observada y que demoró el traslado.

Compártelo en redes sociales