Parece el guion de una película de terror, pero es un caso real que ocurrió en Estados Unidos.  

Allan Dunn ocultó el cuerpo de su esposa fallecida en el año 2002 en la nevera de la casa que ambos compartían en Sun City, en el condado de Hillborough situado en la costa oeste de Florida.

Durante 8 años, hasta su muerte en 2010, Dunn cobró más de 92 mil dólares del Seguro Social de su difunta esposa Margaret, según una noticia difundida por el Canal 8 de NBC.

Los herederos por su parte decidieron renunciar a sus derechos y tuvieron que vender la propiedad de la pareja para pagar deudas atrasadas. Al final solo pudieron reembolsar 15 mil dólares al gobierno federal por el fraude de Dunn.

Compártelo en redes sociales