Una madre (18) está tras las celdas, luego que confesó un atroz crimen ocurrido en Villa General Román de Villa Tunari, Cochabamba donde el pasado 21 de mayo habría arrojado a su hija de 1 año y 6 meses a un pozo séptico.

Desde entonces la niña estaba desaparecida y fue  la abuela de la menor, que encontró a su hija en Cochabamba, allí hicieron que confiese el crimen. Desesperados los pobladores de Villa General Román, comenzaron la búsqueda de la menor y luego de horas de rastrillaje, dentro de un pozo séptico, encontraron sin vida y en estado de descomposición el cuerpo de la menor.

Personal de Homicidios de la Fuerza especial de la Lucha contra el Crimen (Felcc) realizó el levantamiento del cuerpo y ahora la madre está en celdas de la policía en Villa Tunari. En las próximas horas será puesta ante un juez por el delito de infanticidio.

Compártelo en redes sociales