La venta de lentes o anteojos en la ciudad se ha vuelto un comercio normal donde cualquier persona puede comprar sin solicitud médica solo con la medida deseada, sin embargo, esta situación se convierte en un riesgo para el comprador y está prohibida su venta sin previa verificación médica. Guillermo Vásquez, Presidente Asociación Cruceña de Profesionales Ópticos, aseveró que se ha vuelto común este tipo de ventas que atenta contra el código de salud.

Por su lado el Servicio Departamental de Salud de Santa Cruz (SEDES), afirma que no existe autorización de esta unidad de salud para la comercialización libremente los anteojos en las calles ya que el único que puede autorizar es un profesional médico oftalmólogo, así también se anunciaron operativos de controles en estos puestos de venta para prevenir a la población

Compártelo en redes sociales