Los dos sujetos que  mataron y arrojaron el cuerpo sin vida del taxista, Gary Jorge Solís Montenegro (44), la madrugada del pasado jueves en la Urbanización Los Jardines, se dirigieron a un surtidor, ubicado en la zona norte, donde cargaron combustible al motorizado que le pertenece a la víctima.

Cámaras de seguridad del surtidor registraron el momento cuando uno de los asesinos desciende del vehículo atracado. Tranquilamente se dirige a la encargada de cargar combustible, después se marcharon como si nada hubiese pasado.

El Ministerio Público y la policía sospechan que esta muerte se trata de un robo agravado.

Compártelo en redes sociales