Imaginemos una mujer embarazada que da a luz a un bebe en pleno vuelo. Podemos complicar aún más la situación si asumimos que se trata de un vuelo internacional y en el momento del nacimiento el avión sobrevuela aguas internacionales. Llegado a este punto viene la pregunta, ¿Qué nacionalidad tendría el recién nacido?

Los principios jurídicos que se aplican en este caso tienen dos vertientes; el derecho de sangre y el derecho de suelo.

El primero refiere a la nacionalidad adquirida de los padres y el segundo al territorio del país.

Hay países, como Estados Unidos que conceden la nacionalidad automáticamente a los nacidos que sobrevuelen su territorio, en cambio otras naciones observan otros factores para asignar su nacionalidad en este tipo de casos.

Pero, si el bebé nace en aguas internacionales, ¿qué sucede?

En este caso las leyes internacionales dan una referencia, aunque la decisión final queda en manos de cada país según su propia legislación.

Por ejemplo, los artículos 17 y 21 de la Convención Internacional sobre Aviación Civil de 1944 establecen que los aviones tienen la nacionalidad del país en el que fueron registrados. En este contexto el país que dio la nacionalidad a la aeronave puede decidir si concede también la nacionalidad a los nacidos en sus aparatos.

En definitiva, el tema no está resuelto en el derecho internacional, aunque ciertas directrices en este tipo de normas orientan las leyes de los países sobre la asignación de nacionalidad a los niños nacidos en pleno vuelo sobre los mares.

Airplane GIF - Find & Share on GIPHY

Compártelo en redes sociales