Los médicos en la actualidad recomiendan mucho a las futuras madres realizar ejercicios durante el periodo de embarazo. La razón de ello tiene que ver con los beneficios asociados a la salud de la mamá, pero también,-coinciden los especialistas- la actividad física incide directamente en el parto.

En este caso, los mejores réditos son; a) los ejercicios pueden adelantar el tiempo de parto hasta 3 horas, b) la preparación física mejora los esfuerzos físicos de la mujer a la hora de manejar las contracciones  y c) los ejercicios reducen la probabilidad de un parto por cesárea.

Pero, hay que recordar que es altamente recomendable ajustar la rutina de ejercicios  a la condición física de cada mujer, sin embargo, existen algunas rutinas que las futuras mamás pueden practicar independientemente del estado de su embarazo, su peso o su nivel de resistencia.

A continuación se sugieren cinco ejercicios libres que todas las mujeres encinta pueden practicar.

  1. Caminar. Lo aconsejable es hacer rutinas de caminatas de 20 minutos cada día dos a tres veces por semana.
  2. Práctica de la natación. El agua relaja las articulaciones, ayuda a aliviar el estrés y reconecta las emociones. Las rutinas de natación para las mujeres embarazadas deben ajustarse a las condiciones de cada persona.
  3. Yoga. Se debe practicar sesiones de Yoga especialmente diseñadas para mujeres embarazadas.
  4. Pilates. Los mayores beneficios del Pilates se concentran en los equilibrios entre cuerpo y mente.
  5. Pedaleo. Puede usar una bicicleta estática o una móvil, sin embargo se sugiere a las mujeres embarazadas realizar sesiones de pedaleo de 10 minutos para calentar, luego aumentar el ritmo por 20 o 30 minutos y reducir el ritmo 5 minutos antes de terminar.

Compártelo en redes sociales