Las ventas modernas requieren habilidades nuevas para poder atraer a los clientes. En estos tiempos la información abunda en todas partes, por lo que los clientes están muy al tanto de las novedades en relación a nuevos productos, pero además, las redes sociales permiten cruzar información de experiencias entre millones de personas en cuestión de minutos, por ello, los vendedores deben apelar a técnicas enfocadas en perforar la sensibilidad mental y emocional de las personas para alcanzar resultados exitosos.

A continuación presentamos 5 tips basados en las llamadas ‘neuroventas’ que están dando muy buenos resultados actualmente.

  1. Concentrarse en las soluciones antes que el producto.

Generalmente los vendedores tradicionales memorizan unos speechs muy sofisticados y altamente persuasivos para mostrar su producto, sin embargo, después de todo el esfuerzo que hace el vendedor, el cliente se va sin comprar nada. ¿Por qué sucede esto?

A las personas no les gusta que les vendan, sin embargo a todos nos gusta comprar cosas, y compramos cosas cuando creemos que resuelve algún problema de nuestras vidas, aunque ese problema puede que no exista en la realidad.

El neurovendedor debe enfocarse entonces en identificar los problemas del cliente y enfocar la aplicación del producto en resolver esos problemas.

  1. Trasmite emociones.

A las personas nos gusta tratar con otras personas, por ello generalmente los vendedores no suelen caer muy bien a los clientes, porque les hacen sentir utilizados. Si eres un buen neurovendedor trasmite emociones, sé más humano y menos un vendedor, de esa manera el cliente te dará confianza y ese es el punto de partida para cerrar una venta.

  1. Presenta tus productos con elementos conocidos.

En muchas ocasiones los vendedores exponen productos que son totalmente desconocidos para los clientes, por ello, ante explicaciones muy elaboradas los clientes se marean y terminan huyendo del lugar.

En ese sentido, el buen neurovendedor debe presentar sus productos usando elementos conocidos para el cliente, debe familiarizar el producto con las experiencias del cliente, de esa manera será fácil explicar los beneficios de lo que se ofrece y aumentar las probabilidades de concretar una venta.

  1. Olvídate de las ventas a presión.

Las ventas bajo presión no crean clientes, crean compradores, por ello, a largo plazo este tipo de ventas no redundan en los resultados financieros positivos para las empresas.

Si quieres que un cliente te compre, déjalo libre para que pueda soñar con el producto, fantasear con lo que puede hacer si obtiene tu producto, pero, asegúrate de darle seguimiento sin necesidad de perseguirlo.

  1. Vende como un narrador de historias.

Una excelente técnica de ventas es mostrar los beneficios de tu producto en forma de historias que toquen la sensibilidad emocional de las personas, luego, dejas una moraleja desnuda en la que tu cliente pueda deducir que el producto en cuestión en la solución para el problema planteado en la historia que acaba de escuchar.

 

 

 

 

Seguir leyendo
Compártelo en redes sociales