Es altamente aconsejable aprender a tomarse el pulso correctamente, pues un pulso irregular puede ser una señal de un accidente cerebro vascular que se está gestando en nuestro organismo.

Cuando se toma el pulso hay dos elementos claves que se deben observar: la regularidad y la frecuencia.

Se considera un pulso normal cuando los latidos son ordenados a una frecuencia estable. La medida de un pulso regular es 70 latidos por minuto aproximadamente. Si los valores están por debajo de 60 y por encima de 100 es necesario una consulta médica.

Los pasos para realizar una toma adecuada del pulso son los siguientes:

  1. Coloque las puntas de los dedos índice y medio en la parte interna de la muñeca por debajo de la base del pulgar.
  2. Presione ligeramente. Usted sentirá la sangre pulsando por debajo de los dedos.
  3. Use un reloj de pared o un reloj de pulsera en la otra mano y cuente los latidos que siente durante un minuto, o durante 30 segundos y multiplique por dos. Esto también se denomina frecuencia del pulso.

 

Compártelo en redes sociales