Los negocios exitosos no tienen secretos mágicos, tienen una ciencia del saber y el hacer que debe terminar en un producto formado por las expectativas del emprendedor.

Muchos de los grandes gurús de las finanzas personales consideran que hacer empresa es una combinación de arte y ciencia, de esfuerzo e ideas, de sudor y lágrimas sobre la base de un camino definido que se debe seguir hasta el final.

A lo largo de este camino hay muchas cosas por hacer, sin embargo, si quieres aumentar tus posibilidades de que tu emprendimiento acabe en buen puerto te sugerimos considerar estos 5 elementos antes de lanzarte a montar un negocio.

  1. Negocio sostenible. Piensa en una iniciativa que sea sostenible en el tiempo, es decir que puedas mantenerla de pie con un flujo de recursos económicos activos, pero además debes asegurarte que las condiciones permitan que tu negocio siga vigente.
  2. Negocio rentable. Si el negocio tiene condiciones de sostenibilidad, ahora preocúpate que éste sea rentable. En este punto debes pensar que los esfuerzos y sacrificios que realizas deben dejarte ganancias y no solamente genere ingresos para costear el funcionamiento.
  3. Negocio expansible. Es momento de pensar en grande. Cuando el emprendimiento pasó las dos etapas anteriores debes pensar en estrategias para que crezca. Tu negocio puede crecer expandiéndose en dirección vertical u horizontal o tal vez en ambas formas.

La expansión horizontal significa que creas más unidades empresariales, por ejemplo dos restaurantes, tres almacenes, cuatro talleres, etc. Por su lado, la expansión vertical es el crecimiento de una sola unidad empresarial, por ejemplo ampliar los metros cuadrados de un restaurante, ampliar el tamaño del galpón para un taller o incrementar nuevos ambientes para una tienda. Lo ideal es que tu negocio experimente ambos tipos de expansión.

  1. Negocio con habilidades y conocimientos. Si vas a arriesgarte con un negocio procura saber lo que estás haciendo. Es importante que tengas conocimientos y habilidades probadas de las acciones que vas a hacer para que tu negocio funcione y prospere. Por ejemplo, si vas a abrir un restaurante aprende bien sobre el tipo de gastronomía que vas a ofertar, marketing para restaurantes, administración y técnicas de atención al cliente entre otras cosas.
  2. Negocio con pasión. Todo lo anterior pierde totalmente el sentido para ti si tu emprendimiento no está inspirado en una auténtica vocación que despierte profundas pasiones en cada cosa que haces.

Compártelo en redes sociales