Hablar de estrés significa una referencia inmediata a un estilo de vida agitada e intensa en la cual nuestro cuerpo y mente están sometidos permanentemente a estados de tensión que prueban nuestras capacidades de respuesta al límite.

En la psicología moderna el estrés es tratado como un mal propio del diseño de sociedad en el que vivimos. Si bien los tratamientos son sencillos y al alcance de cualquiera, los niveles elevados de estrés son producto de un proceso de acumulación que puede terminar con la vida en algún momento.

Básicamente, el estrés constituye una respuesta del organismo ante situaciones consideradas amenazas. En este sentido, el estrés se expresa como una estrategia adaptativa ante situaciones interpretadas como riesgo.

De todos los tipos de terapias y técnicas conocidos en la actualidad, la meditación suele ser uno de los más efectivos, sin embargo, el consumo de ciertos alimentos funciona como un excelente complemento que arroja resultados según el nivel de estrés de la persona y la dieta que acostumbra seguir.

A continuación se sugieren 10 alimentos que han probado ser altamente efectivos en el combate diario contra este mal.

Vino tinto

El vino mejora la circulación sanguínea, previene la depresión, el estrés y reduce la presión arterial. Se aconseja tomar entre 2 y 7 copas de vino (especialmente tinto) por semana.

Queso Cottage

El contenido en calcio y ácido pantoténico en el queso cottage ayuda a fortalecer y relajar el sistema nervioso y puede controlar los niveles de estrés.

Té de manzanilla

El té de manzanilla ha demostrado ser altamente efectivo para mantener a raya el estrés. Tomado como infusión, esta bebida reduce la ansiedad y relaja los nervios.

Limones

Es altamente recomendable el zumo de limón en ayunas, pues se convierte en un aliado contra el estrés, la fatiga y el cansancio crónico. El beneficio más notable del limón radica en los antioxidantes que contiene, como la vitamina C.

Chocolate

El chocolate negro en particular contiene una gran cantidad de antioxidantes, los cuales reducen significativamente los niveles de cortisol en el cerebro. Se aconseja consumir de 40 a 50 gramos de chocolate negro al día.

Avena

El consumo de avena eleva los niveles de serotonina (neurotransmisor del placer) en el cerebro, mejorando con ello el estado anímico de las personas e induce también la relajación nerviosa.

Yogurt

El yogurt al igual que la avena estimula la producción del neurotransmisor del placer o serotonina. El consumo del yogurt mantiene controlado los niveles de estrés y facilita el sueño reparador si se toma en cantidades adecuadas.

Naranjas

La vitamina C contenida en las naranjas evita la producción desmedida del cortisol, la hormona del estrés.

Espárragos

Preparados al horno o en ensaladas, los espárragos son una buena fuente de ácido fólico. Este ácido es un excelente inductor de la calma. Los espárragos adicionalmente proveen vitamina B y fibras.

Aguacate (Palta)

Comer aguacates aporta a su organismo potasio, vitamina E, vitamina B y ácido fólico. Según diversos estudios el aguacate o palta contiene unos 20 nutrientes que en conjunto mantienen controlados los niveles de ansiedad por comer y el nivel de azúcar en la sangre. La combinación de estos factores favorece un estado anímico estable ante situaciones de estrés.

 

Compártelo en redes sociales