La manipulación del dinero en estos días es cada vez más compleja y riesgosa, por ello la educación financiera resulta cada vez más útil para proteger nuestros recursos económicos de delincuentes o pérdidas por descuido personal.

Afortunadamente en la actualidad podemos contar con herramientas que nos ofrecen mayor seguridad a la hora de administrar nuestro dinero a toda hora y en todo lugar.

La idea básica de uso de estas herramientas es evitar el contacto físico con su dinero, permitiendo el uso del valor en lugar del material que lo representa, es decir, el dinero está más seguro mientras menos lo cargue, más lo almacene y tenga nulo contacto con el papel moneda.

Para lograr esto sugerimos lo siguiente:

Utilice sistemas de pagos electrónicos.

El dinero hoy día fluye en grandes cantidades por la Internet. El uso de la tecnología ha permitido que usted pueda mover su dinero,-sea para pagar o cobrar-  través de medios electrónicos con soporte en Internet.

En estos tiempos su dinero está más seguro viajando en la red de redes mediante plataformas de pagos móviles o banca por Internet. Incluso, si desea ir más lejos, puede aprender a hacer transacciones con criptomonedas, lo cual es ventajoso en la medida que protege su moneda nacional de normas regulatorias prohibitivas, restrictivas e inflacionarias.

Para comenzar debe tener acceso a una cuenta bancaria si desea usar la banca por Internet.  Una vez que tenga una cuenta abierta solicite este tipo de servicio y adopte el hábito de hacer transacciones por este medio. El premio Nobel de Economía 2001, Joseph Stiglitz dijo en el año 2014: “…su dinero estará más seguro mientras menos lo toque”.

Si no es propietario de una cuenta bancaria los medios de pagos móviles son más populares y accesibles aún. Simplemente necesita un teléfono celular que le permita descargar ciertas aplicaciones que facilitan el pago de servicios públicos, compras en comercios o envíos de dinero entre usuarios.

Las criptomonedas también son una opción para administrar valores. Usted deberá elegir con que criptomonedas trabajar (bitcoin, litecoin, monero, dash, ethereum, etc) y luego convertir esa(s) criptomonedas en monedas equivalentes convertibles (euros y dólar son las más comunes).

El uso de las plataformas para operar con criptomonedas es muy similar al de pagos móviles, entonces, si está habituado a una podrá migrar fácilmente a la otra o ambas en simultáneo si lo desea.

Tarjetas de Débito y/o Crédito.

Si bien estas herramientas le permiten realizar transacciones digitales, solo lo hacen parcialmente porque inducen a la manipulación física a través del uso de cajeros automáticos (Débito). Es aconsejable que concentre el uso con tarjetas para transacciones digitales estrictamente, de esa manera evitará cargar dinero físico a cuestas.

Cheques.

Los cheques son menos modernos que las otras dos herramientas, sin embargo ofrecen la ventaja de impersonalizar el contacto con el papel moneda. En la medida que usted entienda que emitir un cheque es más seguro que pagar grandes sumas de dinero en efectivo, se expondrá menos a robos y daños colaterales.

La tecnología se reinventa para facilitarnos la vida y reducir el riesgo, por ello el dinero debería ser una prioridad en el manejo moderno de nuestras finanzas personales.

 

 

 

 

Compártelo en redes sociales