El comportamiento de una persona que consume drogas comienza a diferenciarse más a medida que la espiral descendente se profundiza.

Si tu hijo comienza a tener comportamientos erráticos, ambivalentes y fluctuantes con una fuerte carga de agresividad y misterio es probable que esté consumiendo algún tipo de drogas. En todo caso, los expertos han clasificado una serie de pautas de comportamiento que suelen ser comunes entre los jóvenes iniciados en el mundo de las drogas que todo padre debe conocer.

Drugs GIF - Find & Share on GIPHY

A continuación te presentamos 7 señales que, según el Centro de Atención Terapéutica de Barcelona (CAT) son indicios de una probable adicción a las drogas en los jóvenes.

  1. Necesidad permanente de dinero. Intenta obtener dinero de cualquier fuente, incluso robando, mintiendo o vendiendo cosas propias o de otros.
  2. Encierro en su habitación. El joven pasa muchas horas encerrado en su habitación, apenas se alimenta y se torna agresivo si alguien quiere ingresar en este espacio sin su consentimiento.
  3. Salidas y llegadas a la casa en horarios no habituales. Si tu hijo sale o entra a la casa en horarios inapropiados es probable que mantenga contactos con proveedores de drogas o participe en reuniones con otras personas adictas.
  4. Esconde utensilios en lugares extraños de la casa. Normalmente los consumidores de drogas utilizan utensilios caseros, como cucharas, cuchillos, tijeras y otros para preparar sus dosis diarias de drogas. Por esta razón suelen esconder estas herramientas en cualquier lugar de la casa.
  5. Cambios drásticos de humor y comportamiento. Si tu hijo pasa rápidamente de un estado apacible a uno agresivo sin aparente causa, esta puede ser una señal del efecto de las drogas en su sistema psíquico.
  6. Descuido del aspecto personal. Observa con claridad si tu hijo descuida su apariencia personal sin una razón aparente. También es importante que observes si tu hijo tiene los ojos enrojecidos y las pupilas dilatadas frecuentemente.
  7. Distanciamiento de la familia. Los jóvenes adictos a las drogas por lo general van relajando los canales de comunicación con la familia; se vuelven distantes, indiferentes y ajenos a las relaciones con sus parientes más íntimos.

Compártelo en redes sociales