Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizados al año 2015, en el mundo casi 6 millones de personas mueren por tabaquismo anualmente.

Las proyecciones de este organismo indican que en 2030 esta cifra llegará a los 8 millones. Este escalofriante panorama revela además que el 40% de la población mundial entre 15 y 65 años de edad fuma.

Encender un cigarrillo puede ser tan inofensivo como mortal, sin embargo, las estadísticas de la OMS no se equivocan; cada 5 segundos muere alguien por causa del tabaquismo en el planeta.

Asentando el horizonte en Bolivia, en junio del 2015, Dennis Rada, representante de la organización Empodérate informaba que en el país mueren cada año 5.000 personas por causas asociadas al tabaco, y de ellas el 10% pierden la vida simplemente por aspirar el humo del cigarrillo de alguien más.

Los adictos al tabaco se encuentran en el limbo entre salir del problema y el conformismo con su situación, señala Rada.

Afortunadamente, las terapias para dejar el cigarrillo están mostrando buenos resultados. Al igual que el alcoholismo, el tabaquismo parte de la voluntad del implicado.

A continuación presentamos 5 tips muy útiles para ir reduciendo la adicción a fumar según el criterio de especialistas en el tema.

  1. Establezca la fecha para su último cigarro.  Considere responsablemente y apegado a su realidad una fecha para cortar su conexión con el tabaco y cumpla la promesa.
  2. Engañe a su mente. Busque actividades saludables y estimulantes donde emplear su tiempo, de esa manera irá recortando espacio al tabaco.
  3. Elimine las excusas para dejar de fumar. Debe convencerse que está atrapado en un vicio y debe dejarlo sin ninguna excusa.
  4. Conecte sus objetivos con otros beneficios derivados. Si su vida no vale lo suficiente, piense lo que usted significa para su familia y todas aquellas personas que lo quieren en este mundo.
  5. Hidrate su cuerpo. Beba muchos líquidos, excepto alcohol. La idea es mantener su cuerpo hidratado, por ello los expertos aconsejan tomar un mínimo de 1,5 litros de líquidos (especialmente agua) al día.

 

Seguir leyendo
Compártelo en redes sociales