En estos tiempos el uso de dispositivos móviles es una necesidad que nadie puede negar, sin embargo, los excesos,-incluso de algo muy esencial en la vida cotidiana- puede provocar daños a la salud humana con consecuencias mortales.

El móvil o teléfono celular puede ser una herramienta que facilite en mucho nuestras tareas cotidianas, pero, al mismo tiempo su uso excesivo trae aparejado altos riesgos de formación de tumores cancerígenos en el cerebro, desarrollo de estrés crónico y hasta infecciones que pueden hacer colapsar nuestro sistema inmune.

 Tumores cancerígenos

La radiación electromagnética del celular se ha relacionado con la formación de tumores cancerígenos en las estructuras externas del cerebro humano. Si bien estas hipótesis no son del todo concluyentes, el riesgo de absorción de altas cantidades de radiación en la corteza cerebral debido al uso del aparato cerca de la cabeza puede provocar daños neuronales irreversibles a largo plazo.

Estrés crónico

El estrés en condiciones controladas no es mortal para el ser humano, sin embargo la excesiva dependencia de las funciones del celular en las responsabilidades cotidianas puede elevar los niveles de estrés considerablemente. Cuando el estrés se vuelve incontrolable, los riesgos de un derrame cerebral se disparan.

Pero también, el estrés asociado al uso irresponsable del celular puede generar trastornos del sueño y síntomas de depresión.

Infecciones mortales

Cuando usamos mucho nuestro celular lo estamos tocando permanentemente, y ello a su vez incrementa las probabilidades de contaminar el dispositivo con un caldo mortal de gérmenes.

Compártelo en redes sociales