BIGOTE.

Red uno Bolivia.- “Le tenía miedo a las cámaras, pero siento que ese temor se fue de mi”, aseguró Javier Mejía, concursante finalista de Bigotón Maravilla, quién en un video resume el crecimiento y desenvolvimiento que logró en estos meses de prueba.

El considera que después de haber vencido etapa tras etapa y llegar a la final, ya lo convierte en un ganador. Mejía destaca que en este tiempo lo más valioso fue compartir el escenario con talentosos jóvenes, a los que él considera sus amigos.

Te puede interesar: Javier Mejía: “Mi sueño es salir en la televisión”

Mejía de 22 años y egresado de la carrera de Comunicación Social, menciona que lo más triste pero no complicado, es estar lejos de su familia. Pues el finalista a Bigotón Maravilla es de Oruro y desde que quedó seleccionado en el casting vive en la ciudad de La Paz.

Compártelo en redes sociales