A pocos días de celebrar el Día de las Madres en Bolivia, entrevistamos a las mamás que apoyaron siempre el sueño de sus pequeñas, el de llegar a la televisión, hasta alcanzar el lugar que ahora tienen en los hogares de todos los bigotones.

Así es, nos referimos a las mamás bigotonas: Felicia Fabiola Vivas (de Oriana Arredondo), María Rosa Moyata (de Gabriela Zegarra) y Paula Ximena López (de Eliana Gonzales).

Ellas nos cuentan cómo ha sido vivir día a día con sus hijas, además de todo el aprendizaje que les dejó este camino de ser mamá. Nos relataron también los momentos más importantes para ellas, que hasta hoy en día, de recordarlo les deja la piel de gallina.

Felicia Fabiola Vivas (52 años) tiene cinco hijas por lo que el reto de mamá Chama, como le dice de cariño Oriana, ha sido grande. Una de las lecciones que aprendió siendo mamá fue a respetar su tiempo. Pero lo que más le preocupaba en sus inicios de la carrera de la “pequeña saltamontes” era que llegaba tarde a casa por los compromisos de trabajo.

Uno de los grandes sacrificios que asumió mamá Chama fue el trajín de llevar y traerla a todos sus ensayos desde que Oriana tenía 11 años, al mismo tiempo que atendía a su hijas más pequeñas, tomando en cuenta que Oriana es la mayor de todas.

“La apoye con consejos básicos desde el cuidado de su sonrisa hasta la limpieza de su maquillaje y vestuario”, recuerda con cariño mamá Chama.

Pero cuando le preguntamos qué momento fue el más emocionante como mamá en la carrera artística de Oriana, ella no duda en decir que fue su primera presentación en el escenario de Fexpocruz. “Fui junto con su padre y la vimos cantar y bailar, en ese momento dijimos guau esta niña sí que tiene talento”, dice emocionada.

Por su parte, María Rosa Moyata (45) tiene 3 hijos, mamá quien se le iluminan los ojos tan sólo al hablar de su querida hija Gaby, como la recuerda de pequeña.

“Para mí fue una sorpresa que ella incursione en la televisión porque desde muy chiquitita siempre fue callada, tímida y ni cuando se enfermaba se quejaba”, dice mami Taty.A diferencia del maquillaje y el modelaje que siempre le gusto desde temprana edad.Sin embargo, en todo momento no solo le dio su apoyo sino que la alentó a perseguir su sueño.

La lección más importante que aprendió con Gaby, fue que siempre tiene que haber comunicación y respeto. “Ella siempre me tiene al tanto de sus cosas,y cuando empezó su carrera en el modelaje también yo me mantenía pendiente de llegará bien a casa”.

Entre tanto Paula Ximena López (47) mamá de tres hijas, la última de ellas Elú, con una energía muy contagiosa, señala que su rol como mamá siempre fue ser una guía para ellas, papel que lo asumió con dedicación.

Uno de los momentos más difíciles para la tía Paula, fue procesar la decisión de Eliana, cuando a sus 18 años decidió independizarse. Cuenta que eligió dar todo su apoyo a su hija, “personalmente yo hubiera querido hacer lo mismo”, bromea.

Pero es que Elú ha demostrado ser una persona con propósito y siempre hace todo por cumplirlo, dice la orgullosa mamá.

Por otro lado, reconoce que la falta de tiempo es el enemigo entre las dos, porque la rutina diaria las limita el reunirse con más frecuencia, pero el fin de semana es de las dos, señala contenta.

Las tres mamás concuerdan que la mejor lección que les podemos dar a nuestros hijos y queridos bigotones es el ejemplo, también escucharlos y sobre todo apoyarlos, también confiar en lo que ellos pueden hacer. “Por más que los hijos tengo sueños diferentes a los de uno”.

Compártelo en redes sociales
 
RedUno | Confesiones de tres madres bigotonas

A pocos días de celebrar el Día de las Madres en Bolivia, entrevistamos a las mamás que apoyaron siempre el sueño de sus pequeñas, el de llegar a la televisión, hasta alcanzar el lugar que ahora tienen en los hogares de todos los bigotones.

Así es, nos referimos a las mamás bigotonas: Felicia Fabiola Vivas (de Oriana Arredondo), María Rosa Moyata (de Gabriela Zegarra) y Paula Ximena López (de Eliana Gonzales).

Ellas nos cuentan cómo ha sido vivir día a día con sus hijas, además de todo el aprendizaje que les dejó este camino de ser mamá. Nos relataron también los momentos más importantes para ellas, que hasta hoy en día, de recordarlo les deja la piel de gallina.

Felicia Fabiola Vivas (52 años) tiene cinco hijas por lo que el reto de mamá Chama, como le dice de cariño Oriana, ha sido grande. Una de las lecciones que aprendió siendo mamá fue a respetar su tiempo. Pero lo que más le preocupaba en sus inicios de la carrera de la “pequeña saltamontes” era que llegaba tarde a casa por los compromisos de trabajo.

Uno de los grandes sacrificios que asumió mamá Chama fue el trajín de llevar y traerla a todos sus ensayos desde que Oriana tenía 11 años, al mismo tiempo que atendía a su hijas más pequeñas, tomando en cuenta que Oriana es la mayor de todas.

“La apoye con consejos básicos desde el cuidado de su sonrisa hasta la limpieza de su maquillaje y vestuario”, recuerda con cariño mamá Chama.

Pero cuando le preguntamos qué momento fue el más emocionante como mamá en la carrera artística de Oriana, ella no duda en decir que fue su primera presentación en el escenario de Fexpocruz. “Fui junto con su padre y la vimos cantar y bailar, en ese momento dijimos guau esta niña sí que tiene talento”, dice emocionada.

Por su parte, María Rosa Moyata (45) tiene 3 hijos, mamá quien se le iluminan los ojos tan sólo al hablar de su querida hija Gaby, como la recuerda de pequeña.

“Para mí fue una sorpresa que ella incursione en la televisión porque desde muy chiquitita siempre fue callada, tímida y ni cuando se enfermaba se quejaba”, dice mami Taty.A diferencia del maquillaje y el modelaje que siempre le gusto desde temprana edad.Sin embargo, en todo momento no solo le dio su apoyo sino que la alentó a perseguir su sueño.

La lección más importante que aprendió con Gaby, fue que siempre tiene que haber comunicación y respeto. “Ella siempre me tiene al tanto de sus cosas,y cuando empezó su carrera en el modelaje también yo me mantenía pendiente de llegará bien a casa”.

Entre tanto Paula Ximena López (47) mamá de tres hijas, la última de ellas Elú, con una energía muy contagiosa, señala que su rol como mamá siempre fue ser una guía para ellas, papel que lo asumió con dedicación.

Uno de los momentos más difíciles para la tía Paula, fue procesar la decisión de Eliana, cuando a sus 18 años decidió independizarse. Cuenta que eligió dar todo su apoyo a su hija, “personalmente yo hubiera querido hacer lo mismo”, bromea.

Pero es que Elú ha demostrado ser una persona con propósito y siempre hace todo por cumplirlo, dice la orgullosa mamá.

Por otro lado, reconoce que la falta de tiempo es el enemigo entre las dos, porque la rutina diaria las limita el reunirse con más frecuencia, pero el fin de semana es de las dos, señala contenta.

Las tres mamás concuerdan que la mejor lección que les podemos dar a nuestros hijos y queridos bigotones es el ejemplo, también escucharlos y sobre todo apoyarlos, también confiar en lo que ellos pueden hacer. “Por más que los hijos tengo sueños diferentes a los de uno”.

Compártelo en redes sociales