POLICIAL

Red Uno Bolivia. – El haber demostrado su inocencia a través de un informe policial no terminó con su calvario al que fue condenado por 30 años de presidio por un delito que no cometió y que en principio las autoridades no creyeron. Hoy luego de seis meses de haber sido absuelto de este proceso, continua peregrinando por justicia, razona afirmando que “el ser absuelto era solo el principio de un comienzo”, puesto que hasta la fecha no han sido resarcidos sus derechos y su situación se agrava por estar sin trabajo. Un documento imposibilitó que sea recontratado en el Ministerio de Justicia que trabajo por 6 meses.

Hace un mes que volvió a peregrinar al Palacio de Justicia en Santa Cruz desde Cochabamba donde tiene a su familia, y sus gastos son costeados con su último sueldo recibido en el mes de diciembre. La molestia de no obtener la ansiada justicia también lo alentó a dejar el trabajo, ya que observa que el proceso penal contra los jueces que lo sentenciaron no avanzó en nada, hoy nuevamente les habla a las autoridades judiciales pidiéndoles que actúen en el marco de las normas y las leyes.

“El ser absuelto era solo el principio de un comienzo”, afirmó.

Te puede interesar: Reinaldo Ramírez recuperó su libertad

Compártelo en redes sociales