Lo primero que se debe saber de una computadora cuántica es que su potencial de procesamiento de información es tan elevada que supera millones de veces a las supercomputadoras más poderosas de la actualidad.

Literalmente, con una computadora cuántica de 10 mil millones de ‘qbits’ se podrían descifrar códigos encriptados complejos imposibles de romper hoy o realizar los cálculos suficientes para poder arrancarle los secretos a un agujero negro, a las intimidades del ADN humano o las piezas más pequeñas de la materia.

Todo esto parece ciencia ficción en la actualidad, sin embargo un equipo internacional de investigadores se encuentra reunido en los laboratorios de la Universidad de Sussex en el Reino Unido intentando desarrollar un prototipo de computadora cuántica totalmente funcional.

En el equipo participan investigadores de Google, la Universidad Aarhus de Dinamarca, el Instituto de investigación Riken de Japón y la Universidad Siegen de Alemania, bajo la dirección del profesor Winfired Hensinger de la Universidad de Sussex.

Según el profesor Hensinger, el prototipo a pequeña escala podría estar terminado en dos años, sin embargo la computadora cuántica a gran escala recién podría estar lista en 10 años. Respecto al costo, el  primer prototipo podría tener un valor de fabricación entre 1,5 y 2,5 millones de dólares americanos, sin embargo, un prototipo listo para el mercado demoraría muchos años en terminarse y podría costar varias decenas de millones de dólares, comenta a BBC Mundo el físico británico.

El desafío de estos científicos es llevar los planos de construcción a la realidad, sin embargo, eso resulta una tarea titánica considerando que la sincronización de muchos bits cuánticos (qbits) es algo extremadamente difícil debido a la amenaza inevitable de la decoherencia, añade Hensinger.

La decoherencia es aquello que convierte a los bits cuánticos en bits binarios, es decir, que solo pueden adoptar valores únicos de 0 o 1, muy distintos a la combinación simultánea de infinitos pares de valores que adoptan los qbits.

Y es precisamente esa propiedad de estados simultáneos la que otorga el poder a las computadoras cuánticas en relación a las maquinas convencionales.

Si bien los proyectos de este tipo ya tienen al menos una década desarrollándose en distintas partes del mundo, el equipo de Sussex parece estar decidido a ganar la carrera.

Las computadoras cuánticas parecen estar destinadas a reemplazar a sus hermanas mayores, las computadoras electrónicas y éstas a su vez aún siguen pareciendo  piezas de museo en comparación con otra línea de desarrollo menos avanzada que aspira a construir computadoras fotónicas; es decir, maquinas que utilizan la velocidad del fotón en lugar del electrón. Simplemente se trata de una nueva tecnología que se basa en un modelo de computadora que almacena información en unidades de luz.

Lo más verosímil de todo esto es que las computadoras actuales serán sustituidas totalmente antes del fin de siglo.

Compártelo en redes sociales