Se trata de Kohey Nishi, quien padece de una enfermedad congénita (mucopolisacaridosis), este tema ha causado polémica entre algunos críticos a nivel mundial, quienes califican sus papeles del actor como un impulso a la pedofilia.

Sin embargo, Nishi se justifica indicando que por el contrario, su trabajo previene que los niños sean abusados sexualmente.

Compártelo en redes sociales