TENDENCIAS 

Red Uno Bolivia.- La celebración de la boda entre el príncipe Harry y la actriz estadounidense, Megan Markle, que se celebrará en Mayo de 2018 se realizará en la St. George’s Chapel, en el Windsor Castle y podrá ser seguida en todo el mundo a través de la televisión y se espera superar los 50 millones de espectadores que alcanzó el príncipe William y Kate Middleton, sólo en Estados Unidos y Reino Unido.

 

Te puede interesar: Príncipe Harry: “Nadie quiere ser rey o reina”

Puesto que es una de las bodas reales más esperadas para el próximo año, se ha determinado que se podrá ver en televisión abierta, señal por cable y diversas plataformas digitales y ya se ha dado a conocer un poco de la producción para la transmisión en vivo, para la que se utilizarán muchas cámaras siguiendo el evento, incluso colocarán otra cámara especial en la piscina.

 

Compártelo en redes sociales