Esta nueva propuesta en el ámbito de la ciencia y tecnología significa una de las soluciones para que los robots puedan reconocer su propio cuerpo y se distingan con respecto a otros elementos. “Esto facilitará su proceso de interacción con los humanos”, así lo afirma el científico español Pablo Llanillos.

A raíz de esta innovación, Llanillos, ha recibido un beca en Marie Sklodowska-Curie de la Unión Europea para investigar en el Instituto de Sistemas Cognitivos de la Universidad Tecnológica de Munich (Alemania),  bajo la dirección de Gordon Cheng.

El proyecto es de dos años y su objetivo es lograr que las máquinas aumenten su capacidad de percepción y aprendizaje para que se aproximen a los seres humanos y puedan interactuar, dijo Llanillos a la agencia de información Efe.

Los robots actuales solo trabajan en entornos controlados y ejecutan acciones muy precisas que han sido programadas por un ingeniero. Además, no poseen tacto en todo el cuerpo.

Compártelo en redes sociales