Red Uno de Bolivia.- Su nombre es Ean y es sinónimo de milagro en la ciencia médica pues es un caso especial de parto, ya que el pequeño nació totalmente envuelto en el saco amniótico de su madre.

La madre, Raelin Scurry parió a Ean luego de 29 semanas de gestación en condiciones muy complicadas, pues el nacimiento se produjo en el interior de un coche cuando estaba camino al hospital.

Luego de 45 minutos de intensas contracciones, Raelin dio a luz al bebé. Después de 7 minutos la mujer y su esposo llegaron al hospital donde los médicos rompieron el saco amniótico para ayudar a respirar al recién nacido.

Según las estadísticas médicas, este tipo de nacimientos ocurren 1 entre 80.000 partos, lo que puede considerarse un auténtico milagro de la vida.

Actualmente el bebe y su madre continúan hospitalizados, en tanto se sabe que el pequeño pesó poco más de 1 kilo al nacer.

 

Compártelo en redes sociales