TENDENCIAS

Red Uno Bolivia.- El pulpo gigante llamado Rabio que predijo todos los resultados de Japón en el Mundial de Rusia 2018, fue sacrificado por su dueño, el pescador Kimio Abe, quien adujo que más dinero ganaría si lo vendía como comida más que por sus dotes de clarividente.

Rabio fue enviado a un mercado donde fue transformado en sashimi, un plato japonés, antes de que la selección japonesa perdiera 1 a 0 contra Polonia el 28 de junio. Cabe preguntarse si así como predijo los resultados de los partidos, pudo anticipar su propia suerte.

Te puede interesar: La predicción del gato Aquiles da triunfo a Nigeria en partido contra Argentina

Rabiot fue capaz de predecir que la victoria de Japón frente a Colombia, el empate frente a Senegal y la derrota ante Polonia. Una tasa de éxito del 100%. Las posibilidades de que lo lograse eran de una entre 27.

Japón disputó su último partido frente a Bélgica, y solo una remontada de última hora evitó que la selección nipona se plantase en cuartos de final. Rabiot no pudo verlo, y a la hora del partido probablemente ya formaba parte de un yakisoba.

Eso sí, Rabiot hubiera estado orgulloso de sus jugadores, que no solo dieron un susto de muerte a una de las mejores selecciones del torneo. Y aun así, dejaron el vestuario impoluto y con un mensaje de agradecimiento.

 

Compártelo en redes sociales