Red Uno de Bolivia.-  Es toda una proeza lo que hacen estas 40 mujeres aimaras que trabajan en la empresa PFM en La Paz tejiendo unos dispositivos construidos a base de un hilo único de nitinol (aleación de níquel y titanio) que sirve a su vez para cerrar aberturas del corazón en niños con problemas de cardiopatía.

El dispositivo fue una idea del pediatra boliviano, Franz Freudenthal, el cual, con su creación ha ayudado a salvar la vida de al menos 500 niños bolivianos y más de 50 mil en todo el mundo.

 

 

Se trata de un tejido que tiene una estructura muy compleja, la que se logra con unos 4 meses de entrenamiento intensivo y especializado de estas habilidosas mujeres. Con el producto final se consigue tratar afecciones como el ductus arterioso persistente y la comunicación interauricular, sin embargo el dispositivo debe ajustarse a cada cardiopatía específica y su tamaño depende de ello también.

En términos simples, el aparato viaja a través de los vasos sanguíneos y llega al corazón. Allí identifica la abertura y la cierra. Las 40 tejedoras del corazón son capaces de producir entre 250 y 300 dispositivos al mes, los cuales se exportan a Latinoamérica, Europa y Medio Oriente, comenta el doctor Freudenthal.

Por este ingenioso invento el doctor Freudenthal ha obtenido reconocimientos importantes, como el premio Innovadores de América en la categoría Ciencia.

 

 

 

Compártelo en redes sociales