Se trata de un embrión de un dinosaurio fosilizado hallado en China en 1933, ahora identificado como una nueva especie perteneciente al grupo Oviraptorosauria.

El protagonista de esta historia tuvo la suerte de llegar al Museo de Niños de Indianápolis en 2001. Ahora este ejemplar volvió a China después de 20 años lo que permitió estudiarlo e identificar su especie.

Según un estudio publicado en Nature Communications, el ejemplar llamado Baby Louie o dragón bebé de China, vivió hace unos 90 millones de años. Esta especie tenia alas, pico, plumas muy relacionados con las aves.

Por el tamaño del huevo, 45 centímetros de largo y 5 kilos de peso, se estima que sus parientes  median unos 8 metros de largo y pesaban por lo menos tres toneladas.

Compártelo en redes sociales