Parker Simpson practicaba pesca submarina junto a sus amigos en una playa de Key West, Florida, Estados Unidos, cuando fue golpeado en la pierna izquierda por un tiburón. La herida fue profunda, pero afortunadamente fue ayudado de manera inmediata y lograron llevarlo de emergencia a un especialista, quien le realizó varios puntos en la herida.

La víctima del ataque expresó que hubo un momento por el que temió por su vida y que pese a la mala experiencia, es algo inolvidable en su vida.

Compártelo en redes sociales