En el momento que la ballena jorobada creó la escena de un arcoíris, tras expulsar agua en un movimiento natural del animal, dichosamente un dron volaba en las costas de Newport Beach, California (EE.UU.). El autor de la grabación es el fotógrafo y especialista en vida salvaje, Mark Girardeau.

Desde el 22 de mayo, este post ya ha tenido más de 30 mil reproducciones en todo el mundo.

Compártelo en redes sociales